Recomiendo la película: Un hombre de altura.

“Desde niña soñaba con el príncipe azul, un hombre alto, fuerte, que me llevara a su castillo”, esta es parte del diálogo con que la protagonista, una mujer bellísima, explica sus prejuicios con su nuevo enamorado, un hombre, muy atractivo, y además enano.

Un hombre de altura, se llama la película francesa, que les quiero recomendar. Es una historia de amor, entre dos personas.

Hace unos años, escribí un artículo, que titulé: “El amor en la discapacidad”, y que trataba un poco de esto, de ver este tema, que muchas veces se opaca con otros, igualmente importantes.

Siempre escribo sobre el trabajo, y la educación en la discapacidad, y como, ocupándonos de esto, podemos resolver el tema de la inclusión, pero como dijo Freud, el padre del psicoanálisis, una persona normal, es aquella que puede amar y trabajar.

Les recomiendo esta película, porque justamente trata este tema, y todos los prejuicios que tenemos, tanto hombres, como mujeres, a la hora de buscar una pareja, y de las dificultades que tienen, los que se atreven a cruzar por este camino.

Muchas veces, una persona con discapacidad, se siente invisible, a la hora de intentar estudiar, buscar trabajo, o ir por la calle, pero también, para encontrar el amor. La cosa es así, y no hay que satanizar a quienes lo hacen, a quienes tienen miedo del “que dirán”, la cosa no va por ahí, mas bien, va por el lado de entender a quienes se atreven, entender sus culpas, sus miedos, sus vergüenzas, sus sentimientos, pero por sobre todo, entiendan que esto que sienten, es normal.

Pero también, hay que ver el otro lado de la luna, el lado de los discapacitados, que también se hacen invisibles para buscar el amor, porque la cosa es así, es de dos, y tanto hay prejuicios de las personas sin discapacidad, como las que la tienen.

El tema es complejo, porque hay prejuicios de ambos lados, no es fácil la diversidad en este sentido, en una pareja, sobre todo, cuando el mundo tira para el lado del mito del príncipe azul, y la princesa rubia, encerrada en una torre por su madrastra.

Yo he tenido mucha suerte en este sentido, pero esto no quiere decir, que desconozca el problema, y que crea, que hay algo que hacer, y mucho, en este tema, por eso recomiendo esta película, porque la encuentro un aporte, y mas encima, es muy entretenida.

La recomiendo que la veas solo, con amigos, en pareja, en familia, en los colegios, y luego, te puedas quedar pensando, pensando tanto como he quedado yo, y si lo puedes conversar con alguien, mucho mejor.

Hazte un favor, e invierte un par de horas en ver esta película, y te prometo que no te arrepentirás.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *